logo
notfound

PASAR LA PAGINA, CIERRES Y DESPEDIDAS

¿Por qué unas veces puedes pasar la página más rápido que otras? ¿Qué puede estar influyendo para que en unas situaciones logres despedirte de esa persona, situación, trabajo, cosa, circunstancia, país, etc. sin tantos tropiezos, ni dolor y en otras te cueste mucho, a tal punto que te rehúses a hacerlo? ¿Qué factores pueden estar ocultos en esos momentos de dificultad para despedirte?

En este video, intento explicarte, con 2 ejemplos, lo que suele suceder. Dándonos cuenta o no, las personas solemos darle significado a todo. Ese significado se convierte en la representación que hacemos sobre alguien o algo. Ya no importa ese alguien o algo, sino su representación. O sea, la interpretación que hemos hecho de ellos.

Al momento de la despedida, de decir adiós y hacer el cierre de la situación, lo que aparece es la representación o significado que le dimos al hecho y no la persona o cosa como tal. Ese significado es lo que nos dificulta hacer el cierre.

El secreto entonces es: darnos cuenta de que una cosa es la persona o situación y otra cosa es la manera como lo interpretamos. La sanación se logra cuando comprendes cuál es el valor adicional que le pusiste y lo retornas a ti.

"Por ejemplo: si ese país que estás dejando, representa para ti, tu “Proyecto de Vida”, y crees que solamente allí lo puedes realizar, esa creencia te quita poder. Si recuperas el poder, con un nuevo significado, recordarás que TU ERES tu propio Proyecto de Vida."

Si se termina una relación, sugiero hagas el mismo ejercicio. Digamos que le diste el poder al otro que fuera “tu compañía” y esa persona ya no está. Ahora ya sabes que es normal que te duela, lo que puede volverse desgastante, es cuando, más allá del dolor, no logras “pasar la página”. No la pasas porque has olvidado recordar que tú eres tú MEJOR COMPAÑÍA. Retorna tu poder a ti.

En el ejemplo de “perder la casa” descubres que le diste el significado de ser “los logros de toda la vida de mi papá” y adicional tu quieres complacer y agradar a tu papá, te das cuenta, que, ese fue el poder que le agregaste, ahora que ya aprendiste a hacerlo, retornas el poder de ser tú el logro de tu papá y el tuyo propio. Te despides de la representación que no solo tú, sino tu papá y otros le pusieron a la casa.

Ya sabes cómo hacerlo, ponlo en práctica y te sorprenderás de lo sanadores que ahora van a hacer los cierres para ti. Primero porque los vas a lograr y segundo porque constantemente estarás descubriendo qué poderes estabas poniendo afuera y que ahora vuelven a ti.

Así puedes pasar la página.