logo
notfound

PAMELA DÍAS PEÑA: “LA ACTITUD NO TIENE MEDIDAS”

Ver a Pamela Díaz Peña es recordamos que la belleza del cuerpo físico es sinónimo de estar sanos y vitales. También nos recuerda que la idea no es sujetarse a medidas estándares y ajenas, sino más bien, a sentir que un cuerpo sano es un cuerpo bello. Es habitar y sentir nuestro cuerpo para vivirlo de la manera más bonita posible. El cuerpo es nuestra casa y una casa sana es una casa hermosa. Con Pamela caemos en cuenta que esa casa es al mismo tiempo el vehículo para movernos durante nuestra existencia y que ninguna experiencia sería posible sin él.

Nos identificamos con el cuerpo como parte de nuestra identidad. Sentirlo a plenitud nos afirma y hace sentir felices. Sin él la vida no sería posible. Con esa seguridad que nos conecta con la naturaleza podemos luego exclamar: Yo soy algo más que mi cuerpo. Soy mente, soy emociones, soy espíritu. Todo ello que soy tiene su asiento en el cuerpo físico. De allí la necesidad de aceptarlo, quererlo y cuidarlo para vivir la salud. Esa salud es la belleza que habita en mi sin importar medidas, tamaño y cambios con la edad. Del conocerme, aceptarme y quererme como soy surge también la salud mental y emocional: reconozco que soy un pasajero de paso por la vida y que algún día abandonaré este cuerpo, mi casa.

"Pamela es un ser hermoso que habita un cuerpo saludable."

Conversar con ella en un contexto histórico y evolutivo es aterrizar nuestras creencias y darle nuevos sentidos. La importancia del cuerpo físico es el servicio invaluable que nos brinda en nuestra vida de relación con todo mi ser y con los demás. Si lo pensamos así, todo se nos dará a favor de nuestra evolución. Si lo vemos al revés, al creer que estamos al servicio del cuerpo, seguramente experimentaremos sufrimiento.

Pamela nos recuerda lo invaluable que es nuestro vehículo, para cumplir nuestras misiones terrenales y lo gratos que podemos ser con él: manifestar esa gratitud, alegría y aceptación nos hace irradiar energía y belleza.

Pamela: gracias por mostrarnos esa actitud positiva, tan atractiva y llena de magnetismo, pues tú y tu cuerpo lucen en armonía y en congruencia con ese sentir salud.

La invitación es entonces a cultivar hábitos saludables como alimentación sana, ejercicio permanente, buenas relaciones, sueño suficiente, propósito de vida y mucho amor y verdad con todos y con nosotros mismos. Ello permite sentirnos bien cada día, sin compararnos ni pretender ser como otros, simplemente, lucir nuestra belleza interior en el exterior.

Entrevista

categories: